0
0
0
s2sdefault

Luego de un año de trabajo, los emprendedores apoyados en el marco del Llamado a desarrollo de prototipos 2016 compartieron avances y aprendizajes con el equipo técnico de la FJR y representantes de Santander Universidades. 

Durante 2017, los integrantes de THAB, Snacks Saludables, Mark Robots y Miniponics trabajaron para demostrar la viabilidad técnica de sus proyectos mediante el desarrollo de prototipos y ensayos. Para ello, contaron con el apoyo de la Fundación Julio Ricaldoni, que en el marco de su Llamado a desarrollo de Prototipos les brindó subsidio económico y acompañamiento de tutores especializados.

El miércoles 25 de abril, los emprendedores se reunieron en la Facultad de Ingeniería para intercambiar experiencias y aprendizajes sobre el trabajo realizado, así como para compartir las próximas metas de sus proyectos. Los acompañaron Julieta López, directora ejecutiva de la FJR; Andrea Solari, encargada de Operaciones de la FJR, Federico Defranco, miembro del Consejo de Administración de la FJR, y Lucía López, responsable de Universia Uruguay, en representación de Santander Universidades.

Los proyectos

Miniponics- “Nuestro proyecto apunta a que las familias puedan cosechar sus propias hortalizas mediante el uso de invernaderos hidropónicos de pequeña escala”, explicó Melissari, quien es ingeniero industrial y uno de los fundadores de Miniponics.

El equipo trabajó en el desarrollo de un sistema electrónico que registra y reporta automáticamente diversos parámetros vinculados a las condiciones del ambiente y de las plantas, lo que permite que la persona pueda realizar un control virtual permanente de su invernadero desde un celular o computadora. “Todo lo que estuvimos haciendo tiene que ver con sensores, internet de las cosas y reconocimiento de imágenes”, dijo Blas, quien señaló que actualmente están haciendo una nueva tanda de experimentos y pensando en la Validación de la Idea de Negocios.

Snacks Saludables- Trabajan en el desarrollo del prototipo de un “snack” de vegetales que cuenta con un recubrimiento comestible capaz de extender la vida útil del producto y mantener las características sensoriales del vegetal fresco.

“Ensayamos con diferentes formulaciones de recubrimiento y llegamos a una preselección de fórmula, la cual ya fue aplicada a un snack de zanahorias y evaluada desde el punto de vista sensorial por un panel de jueces sensoriales entrenado de la Facultad de Química. A partir de los análisis realizados, conseguimos que el producto se mantenga durante al menos 8 días con características microbiológicas y sensoriales similares al producto fresco. Es un resultado muy positivo”, dijo Marcelo Miraballes, uno de los integrantes del proyecto.

THAB- “Apunta a las industrias donde hay características de inocuidad o sensibilidad. La idea es hacer un seguimiento de las mercancías para saber a qué condiciones fueron sometidas durante el transporte y poder detectar si hubo irregularidades y cuál fue su origen”, dijo Santiago Silva, co fundador del proyecto. Con el apoyo de la FJR, construyeron y validaron un dispositivo de monitoreo pequeño que se coloca junto al envasado del producto y viaja con él, así como una aplicación para celulares que permite que el cliente conozca a qué condiciones estuvo expuesto el producto.

Silva resaltó que durante el año fueron invitados por la FJR a participar en diversas actividades del ecosistema emprendedor, las que los ayudaron a fortalecer aspectos como la imagen empresarial y el modelo de negocios del proyecto.

Mark Robots- Consiste en un kit de robótica educativa que se focaliza en hacer lo más sencilla e intuitiva posible la iniciación en este campo. Se trata de robots programables para que los docentes enseñen programación, matemática, lógica y física a los niños, simplificando aquellos aspectos en los que suelen encontrar dificultades.

Con el respaldo de la Fundación, accedieron al apoyo que brinda la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para realizar la Validación de la Idea de Negocio e ingresaron como incubados a Ingenio. “Durante el último año pudimos hacer un “mega” testeo del proyecto, porque con el apoyo de la FJR fabricamos el prototipo y con la ANII lo validamos comercialmente”, dijo Pablo Brera, uno de los creadores de Mark Robots, quien hizo un repaso por los grandes hitos del proyecto en 2017.