2015 es un año de festejo doble para el Centro de Ensayos de Software (CES). Esta institución -pionera en brindar servicios de pruebas de software en Uruguay- celebra su décimo primer aniversario y los cinco años de su Carrera de Testing. Gustavo Guimerans, Gerente General del CES, hizo un repaso de la historia del Centro.

Cajeros automáticos, computadoras, marcapasos, autos, decodificadores de TV, detrás de cada uno de los dispositivos tecnológicos que usamos habitualmente hay un programa informático testeado y verificado para ahorrarle molestias al usuario. Desde 2004 Uruguay tiene una institución que se encarga de brindar servicios de testing o pruebas a las empresas que venden o compran software, así como de formar a los profesionales en el sector: el Centro de Ensayos de Software.

Esta organización surgió como un emprendimiento conjunto entre la Facultad de Ingeniería de la UdelaR (a través de su Fundación Julio Ricaldoni) y la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (Cuti). “Luego de la crisis del 2002 la academia y la industria percibieron cómo la exportación de software crecía en Uruguay y detectaron la necesidad de garantizar la calidad de los productos/servicios que vendían”, explicó Gustavo Guimerans, Gerente General del CES.

El testing: un aliado de las empresas y el usuario

Al día de hoy el mercado se ha ampliado y además de las empresas TIC, el CES brinda servicios de asesoramiento a compañías del sector financiero, servicios o incluso del ámbito público. “No solo trabajamos para empresas que desarrollan software, sino que también nos contratan muchas instituciones compradoras de programas informáticos que quieren asegurarse de que lo que van a adquirir es lo que realmente necesitan”, señaló Guimerans.

El Centro de Ensayos de Software cuenta con distintos laboratorios de pruebas. El Testing funcional, por ejemplo, evalúa las operaciones que serán más usadas de un programa o las que podrían generar mayores problemas al usuario. El Laboratorio de Plataformas, por su parte, se especializa en simular los escenarios de mayor demanda del sistema para garantizar su correcto desempeño en situaciones de estrés.

“A modo de ejemplo desde este laboratorio se está probando el nuevo sistema de bedelías de la UdelaR y próximamente se testeará el innovador core bancario del BROU: trabaja para evitar la molesta frase `se cayó el sistema´, para asegurar que el programa funcione bien incluso en momentos de inscripciones masivas a cursos o de miles de transacciones bancarias simultáneas”, indicó Guimerans.

Formando Testers

En 2010, luego de varios años brindando capacitaciones en empresas, el CES lanzó su Carrera de Testing, una formación totalmente online que tiene una duración de 2 años. El alumno a medida que va avanzando en sus estudios obtiene tres diplomas: Tester de software, Tester profesional de software y Líder de testing de software. La Carrera demanda una dedicación estimada de 15 horas semanales y está especialmente recomendada para personas detallistas, observadoras, críticas y creativas. Hasta el mes de diciembre, el CES había graduado a más de 150 estudiantes.

El requisito para inscribirse al primer módulo es contar con bachillerato completo (o equivalente) y conocimientos básicos de informática, aunque Guimerans contó que la carrera también es cursada por programadores que quieren especializarse en el área de testing. “Esta variedad de perfiles genera un desafío para el docente y un beneficio para el alumnado, porque se produce un rico intercambio de experiencias, los más jóvenes se benefician de los que tienen más experiencia y éstos pueden acceder a ejercicios opcionales que les permite profundizar en los aspectos que más les interesa”, indicó.

Una salida laboral promisoria

Un informe de la Dirección Nacional de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) divulgado en el mes de enero señala que el Tester de Software será una de las profesiones más demandadas en los próximos 5 años por la industria TIC. Guimerans comparte los pronósticos: “cada vez son más los artefactos que incluyen software y los sistemas son actualizados permanentemente, por lo que una y otra vez hay que estar haciendo pruebas”, indicó. Al respecto, el CES tiene una bolsa de empleo para sus estudiantes, quienes suelen insertarse en empresas de desarrollo de software.

Además de atender a empresas uruguayas, el CES ha hecho trabajos para Chile, Perú, Argentina y México. Y también ha abierto puertas hacia el extranjero en materia de capacitación, lo que explica que profesionales de distintos países de Sudamérica hayan cursado la Carrera de Testing del CES a distancia. Scott Barber, uno de los líderes del sector, la ha definido como “el programa de entrenamiento para Tester de software más abarcativo, económico y de mejor disponibilidad del mercado”.

Con el sello de la calidad como estandarte, el CES contribuye a agregarle valor al software uruguayo.

0
0
0
s2smodern